miércoles, 27 de febrero de 2013

El círculo vicioso



A veces, los bucles.
                                                                                      
Nadie esperaba en la sala, mas la sala era de espera. Otrora era de bullicio, de llevarse amigo libro para matar tiempo muerto, mas quien lee no muere mientras. Era la ausencia de esperantes aneja al tiempo desesperado en el que la actividad económica ya pecaba de pasota, por hábito de inactiva y por su condición de sí misma en su acepción más barata.

Si no consumo, no crezco, si no crezco no consumo, o consumo si me prestan, consumo si necesito, mas consumo más que aquello, consumo con lo que gane después de ahora, echo el resto, pito doble, paso, falta, y el órdago a tu sustento. La vida es juego, sangrad, malditos, danzad, pinchados con mil agujas de envenenado comercio.   

Era amable funcionaria, ufana tras su buen celo, de proteger bien los datos, que la ley a veces sale como escudo de argumentos. Perdona, es que vine a q y me dijisteis no p, mas quise asentir la p y me espetasteis no q, vengo así, gacho de oreja y humilde a que me enseñéis la raíz de vuestra lógica ¿o me tomo un Primperan? Si  no me sacas del bucle, el mareo será vértigo.

Déjeme ver buen señor, con arte y birli birloque, lo que la bola nos menta, que entre bit y bit-bit, siempre hay una lechuguita. Ah, sí, está claro, tu viniste, si joven ergo tuteo, aquí a inscribir con premura, sin haber depositado y claro, al depositar, no podías por no inscrito. Mas resulta hubo premisa de otro ente superior que a nos nos hace pequeños y que nos trae indicación de que ni p, ni q, ni alfabeto los parió. Y ¿puede saberse causa? o ¿puede saberse el ente? Poder saberse pudiera, más no en este negociado, prueba si acaso a acudir a merced de compañera ¿de cuál? quién sabe ¿me dices que busque a ciegas?, llegarás a gorgorito si cantas de pito a pito.

Sonriole agradecido por tanta amabilidad y por haber reafirmado que siempre hay un más allá si eres un administrado.

El resto ya es burocracia, por Tutatis que aburrido, mas al salir de entidad, almacén de cuño y letra, topome desvencijado, por ende de haber llegado, un trasiego de libreros, de los de lance en astillero, adarga antigua, si mismo flaco, poco comercio. Hombre, alegría encontrarte, te hacía ya encerrojado, para esto no hay futuro, ahora si comen será en tableta, el futuro no es de nadie, mas mientras exista el libro sustentado entre dos tapas, para alguno habrá alimento.

Vuelvo más tarde, búscame un sueño, será de noche, y aunque con guante, será verano.

Luis Cardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario