miércoles, 19 de diciembre de 2012

Wito rey del glam



Llegaba tarde, no, no llegaba, se comió los márgenes mas no era de necesidad manejarse acelerado, siempre hacía uso de saeta sin crono con precisión de alpino helvético. Atravesó las charcas anhelantes de semilla sin obviar saludo a garzas a siniestra y al alba levante. Sonrió a los ánsares sobrevivientes de sábados sin veda y atravesó la dehesa imaginándola siglo atrás surcada por tiros de carreta. Penetró sin placer la urbe de nidos de cemento buscando entre encofrados aromas de caducos y perennes, mas no atendió por la prisa al despertar de estorninos.

Se mostraba agradecido por el día regalado, tan solo por el presente que suponía en esencia, no esperando en él bondad ni rutinario mal fario. Sintiose pétalo sacudiéndose el rocío y se acomodó al adviento del ocaso de su letargo de ánimo, sonrisa ha vuelto y admite el tacto. La base es importante, pero sin la pestaña… ya sintió paseo al deambular, apuntando hacia el azul, regresando desde el gris. Hizo búsqueda en los bits como crónico en receta y, sostenido en remisoles, Wito rebuscó en su ajuar la corona soberana, no se quedó en los setenta, pero hasta que a santa acompañe, si con Bowie y con T.Rex.


Luis Cardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario